Blog

Mar 07

La comunicación interna y el flujo de información

Dircom Aragón ha celebrado hoy una jornada necesaria,“Estrategias de Comunicación para el Tercer Sector y la Economía Social”. Su objetivo era poner de manifiesto la importancia de la estrategia de comunicación en las entidades sociales como organizaciones y su gestión por parte de profesionales de la comunicación.

De todas las ideas que nos han dejado los ponentes, creo que hay una crucial y que tiene que ver con la comunicación interna: evitar los “reinos de taifas”. Así se ha referido Antonio Aparicio, responsable de recursos humanos de Oviaragón -Grupo Pastores, a los departamentos o trabajadores que sólo quieren saber de lo que ocurre en su puesto de trabajo. Si bien es difícil implicar a todos los miembros de una organización en el cumplimiento de sus objetivos globales (o misión), la actitud, experiencia y conocimiento de cada individuo puede servir a la comunicación y, por tanto, a la buena reputación de la empresa. Y para esto sirve la comunicación interna.

Por mi experiencia, estos “reinos de taifas” son grandes enemigos, sin saberlo, de una organización. Son aquellas personas que no quieren “soltar” la información con la que trabajan o que generan, cuando la requiere cualquier acción de comunicación. Temen perder esa pequeña parcela de control y de “poder” que les atribuyen sus responsabilidades. En ocasiones también creen que, como periodista que eres, no vas a saber gestionar esa información o que, al dar explicaciones sobre su trabajo, ellos mismos van a examen.

Los miedos son múltiples y nosotros no somos psicólogos pero conocemos las consecuencias que tienen sobre la gestión de la comunicación:se pierden oportunidades informativas y frenan la capacidad de reacción con la que debemos trabajar.

Las estrategias de comunicación interna deben ser capaces de transmitir a los miembros de la organización que todos son importantes para alcanzar los objetivos, económicos o sociales. Si una empresa trabaja con ética y responsabilidad, y sabe comunicar y dialogar sobre estos valores, los reinos de taifas se difuminan y acaban por desaparecer.